sábado, 28 de enero de 2017

Ranuras



Mujeres, Soledad, Tristeza, Archivos, Archivo muerto, Horizonte femenino



Andrea tiene 40 años de edad y 4 de olvido.  La memoria difusa y el olor aguardado de los cajones viejos.  Cada noche, antes de ir a la cama, se archiva a sí misma en riguroso orden alfabético.  Entre sus esquemas favoritos cuenta la C y la H.  De la primera le gusta su forma, un círculo casi al cierre que sin llenarse nunca siempre se desborda. En las carpetas así marcadas registra lo que sale y regresa a su vida sin prisa y sin demora. 

La segunda letra le inquieta porque es muda.  Las palabras trastocadas o no dichas y cualquier exclamación fallida se archivan bajo su nombre.   La forma de la H simboliza un enigma, comunica dos mundos opuestos e inexpugnables, y aunque puede ascender al cielo cada mañana y descender al infierno cada tarde, se esfuerza por reptar entre las paredes, sostenida por un hilo imperceptible de fonemas. 

A Andrea la carcomen los recuerdos, que se apretujan con fuerza entre carpetas informes.  Desperdigados por la casa se cuentan por cientos y se multiplican en un esquema de catalogación que representa un reto para cualquier archivista. No se afana por organizarlos, antes de dormir acaricia sin pausas el archivo muerto.  Simula reactualizar las fechas caducas.  Reafirmar la vigencia del olvido.

Extraviada en su realidad, se asoma a su interior a través de pequeñas ranuras, abiertas en el tiempo, que se sobreponen formando una rejilla.  Del otro lado de la ventana intuye a una mujer sin rostro que se afana sin destino cierto por un pasillo oscuro y profundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por comentar, tus palabras me permitirán vislumbrar otras opciones de interpretación y comprensión de este universo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...