Acerca de mí





Mi nombre es María Eugenia Marínez Garcés, nací en Tumaco (Nariño- Colombia). Un rinconcito de la patria alojado sobre el extenso pacífico.  Llevo conmigo el recuerdo de la arena sobre mis pies descalzos. Provengo de una familia numerosa, negros esclavos que poblaron las riveras del Patía.  Migré a Cali jalonada por los sueños de mi madre y la resistencia paterna. De ellos me ha quedado el deseo de hacer de mí misma una obra de arte, no para colgar en un museo ni ser apreciada como objeto. Una obra que pueda pararse sin vergüenzas al lado de tantas otras que con gestos pequeños e insignificantes hacen frente a la barbarie.

No creo en Dios.  No creo en el hombre como especie, pero le doy algunos votos de confianza al individuo.  Me apunto a cualquier causa que de entrada esté perdida. Milito en cualquier partido cuya ideología no anteponga la soberbia. Creo ciegamente en el amor y la solidaridad, que junto a mis hijas son los puntales que sostienen mis días.  

Duermo en una habitación sin cortinas para apreciar las noches estrelladas. Cada mañana, al despertar, agradezco hacer parte de esta historia.