jueves, 24 de noviembre de 2016

Uno + uno = cero


Mujeres, Horizonte Femenino, Identidad individual


¿Cuántas veces ha visto la misma cara que le devuelve una mirada hosca y distraída?  
Llena de convicciones, apenas se permite exclamar un signo de interrogación sin cierre.   
Da vueltas por la casa, titubea sobre su propio eje.  
Siente que algo se ha quebrado en lo profundo.    
¿Intuye acaso el final de todo?
Es líquido el cuerpo que reflejan a contraluz los objetos.  
Se vuelve agua entre un pozo de incertidumbres.  
La certeza de ayer, un salvavidas de 24 horas, la arrojó con gran peligro hacia la orilla.  ¿de qué?
¿Qué territorio es ese que no abarcan sus miedos?
Teme que la tierra se devore lo que fue profetizado polvo.
El mar tiene la misma consistencia que sus sueños.
¿Cuánto de ella ha muerto en este día aciago?
Se recompondrá a pedazos, es un rompecabezas de fichas dispersas que penas se reconocen.
No tiene la voluntad que ella quisiera.
El valor es moneda de otro tiempo.
Ahora se reclama una utopía de tristes acertijos.
¿Cuánto aguantará sin quebrarse?
Preguntó el mago, y se escondió debajo de la piedra de un enano.

        

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...