Memoria disidente


Historia de mujeres, Memoria., Sentirse solo, Soledad, Poemas cortos, poemas dedicados a ti mismo,


La soledad tiene el largo de mi sombra,
la estructura osea de mi cuerpo;
pesa justo 21 gramos 
y se adapta perfecta a mi figura.

Es suave al tacto, 
como mi piel desnuda,
lleva en sí la potencia de mi voz al viento
y la fuerza cíclica de mi vientre.

No se proyecta más allá de mí porque no cabe, 
y el paisaje agreste del porvenir aún no se forma.

Bendita soledad que nada puebla,
fallece a la intemperie cada noche 
y retoma mi andar pausado en la mañana.


¡Libertad...para pensar!


Comentarios