El mar de las cosas



Poemas cortos. Historias de mujeres, Destino filosofía, Poesía afrocolombiana, Mujer poesía
Imagen de Leonardo Valente en Pixabay


Me falta vida para crear palabras
y acaso un tintero donde mojar las letras.
Unos ojos que miren bien adentro y se pierdan,
porque el afuera tiene una brújula siempre alerta.

Si me preguntas ¿cuánto debo restarle al tiempo?,
te diré: "nada pesa más que las horas muertas".
Despierta vivo el sueño que anticipó un abrazo
y dormida sólo acierto a seguir soñando.

Todo me habita,
y mi puerta sigue abierta.
Entra la vida, sin permiso, y no se queda.
Tiene forma de aves cantarinas y
luciérnagas,
que invaden la casa
esas noches que apenas duermo.

Teje mis horas un destello allá en lo alto,
y un cometa me avisa:
"nada es nuevo, todo vuelve".
Es el ciclo del tiempo,
es la marcha inefable.

Soy un grano de arena,
anodino e indistinto, 
en el mar de las cosas.

¡Libertad... para pensar!



Comentarios