Gudiela Milena Paternina Pautt (1973)

Gudiela Paternina, escritora colombiana

Biografía

Gudiela Milena Paternina Pautt, nacida el 17 de mayo de 1973 en Montería, Córdoba, Colombia, es una destacada poetisa y escritora.  Tecnóloga en acuicultura egresada de la Universidad de Córdoba, se trasladó a Santa Fe de Bogotá, donde ha residido durante los últimos diez años. Apasionada por la poesía desde temprana edad, Paternina Pautt encuentra inspiración en los poemas de Raúl Gómez Jattin y Pablo Neruda. Su obra poética aborda temas como el amor, el desamor, la naturaleza, y expresa su rechazo al conflicto y la contaminación ambiental.

Paternina Pautt ha publicado su obra en diversas antologías y ha sido reconocida en el ámbito literario internacional. Obtuvo la tercera mención en la convocatoria internacional de DNA Ediciones, destinada a la difusión de nuevos autores en Argentina. Sus poemas fueron incluidos en la "Antología de mujeres poetas afrocolombianas" (2010), apoyada por el Ministerio de Cultura de Colombia. En la 22ª versión de la Feria Internacional del Libro de Bogotá (agosto de 2010), lanzó su primera novela, "El loco edil", publicada por la editorial argentina Argenta.

Entre sus publicaciones se encuentran los libros de poesía “Desierto” (2013), “Otros Suelos” (2015), y “Tito Dominó” (2013). También ha escrito cuentos infantiles, como "Rochy, La Buey Lectora" (2016). Su novela inédita, "El Loco Edil", refleja su continua dedicación a la escritura y su compromiso con temas sociales y medioambientales.

Poemas

Justicia y hermandad

Ciento ochenta años
Defendiendo la ética
Al proclamar justicia
Sin importar posición.
No es fácil su función,
Prevención y ente de control,
Lucha anticorrupción.
Ciento ochenta años
Efímeros y silenciosos,
Incógnitos hombres,
Alaban los derechos,
Acampan en verdes suelos
Justicia y hermandad
En una sola institución
Procuraduría General de la Nación.

Nostalgia

Hablo por teléfono
mi madre me responde
siento la nostalgia en su voz.
Extraña a los hijos que se marcharon
su voz comienza a emblanquecer.

Atiende al nieto
espera las vacaciones
o un diciembre nos vemos
otro año llega, me marcho.

En el barrio donde naci gente nueva vi.
Esos amigos con los que jugué o discutí
se alejaron a nuevos horizontes.
Otros por adversidad se marcharon para siempre.

Visito las viejas casas
conozco gente de otra generación
los conocidos envejecen. En un rincón
la nostalgia la madre extraña al hijo que se marcho.
Habla de el sin descanso.

Evoco mis recuerdos deseo llorar,
pero aguanto. De mi vieja casa
añoro a mi madre que por circunstancias
del bien llamado futuro me aleje.

Visito las bóvedas de mis abuelos
y de mi padre mi mente atrae sus abrazos
que desaparecieron con la partida.

Sigue el tiempo y el camino
la calle sonríe, las hojas caen,
los viejos solitarios.
Este poema triste se escribe.
Recuerda a una madre que espera
año en año el abrazo de su hijo.

Olas de arena

La imaginación
traslada las redes
cubren olas de arena
y ata un corazon.

¡Libertad... para pensar!

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Historia del barrio Mojica (Cali-Colombia)

Debate Physis vs Nómos

La identidad personal en David Hume